miércoles, 16 de mayo de 2018

Cómo el prejuicio antirreligioso evitó que los científicos aceptaran el Big Bang

Hoy en día, el modelo de cosmologíco del Big Bang es muy bien tomado por el Evangelio, y por buenas razones.

Durante más de cincuenta años, la evidencia reunida de todo tipo de fuentes ha sustentado la noción de que el Universo tal como lo conocemos se expandió desde una singularidad infinitamente densa.


Pero las cosas no siempre parecían tan ciertas para el Big Bang. En su forma inicial, la idea era conocida como la hipótesis del átomo primitivo, y se originó a partir de un ingeniero convertido en matemático convertido en sacerdote católico convertido en físico, con el nombre de George Lemaître.

Cuando Lemaître publicó su idea en 1931, una respuesta a los datos observacionales que sugerían que el espacio se estaba expandiendo, agitó la comunidad científica.

Como el profesor de física de UC-San Diego, Brian Keating, escribió en su reciente libro "Losing the Nobel Prize", "el modelo de Lemaître ... trastornó la milenaria ortodoxia de un cosmos eterno e inmutable. Claramente implicaba que todo había sido más pequeño y denso en el pasado, y que el universo debe haber tenido un nacimiento en un tiempo finito en el pasado".

Además de cuestionar el status quo, el átomo primordial de Lemaître también tenía algunos problemas flagrantes. Para empezar, apenas había medios para probarlo, una necesidad para cualquier teoría científica en potencia. Además, esencialmente sugirió que toda la materia en el Universo provenía de la nada, un reclamo asombroso. También violó una noción conocida como el principio cosmológico perfecto, que sugería que el Universo se ve igual desde cualquier punto dado en el espacio y el tiempo.

Por estas razones, el astrónomo inglés Sir Fred Hoyle se reunió con algunos colegas para formular la teoría del Estado Estacionario del cosmos. La idea mantuvo el universo observable esencialmente el mismo en el espacio y el tiempo, y dio cuenta de la evidencia que sugiere que el universo se está expandiendo al suponer que la materia se está creando a partir de la estructura del espacio entre galaxias distantes. El Estado Estacionario no tenía los problemas inherentes a la noción de un átomo primordial, y, como Keating escribió "seguro como el infierno no se parecía a la narración de la creación en Génesis 1: 1".

Como continuó Keating, los sentimientos antirreligiosos proporcionaron la motivación subyacente para desacreditar la teoría de Lemaître.

Muchos científicos ateos la rechazaron por las connotaciones creacionistas del Big Bang. Según Hoyle, fue un descaro cósmico de la peor clase: "La razón por la cual a los científicos les gusta el 'Big Bang' es porque están eclipsados ​​por el Libro del Génesis". En contraste, el modelo de Estado estacionario era el heredero legítimo del principio copernicano. Combinó la banalidad del espacio con la mediocridad de la humanidad en el tiempo. Gracias a Hoyle, la humanidad tuvo humildad.

Hoyle, sin embargo, se equivoco. A lo largo de las décadas, a medida que más y más evidencias se alineaban a favor del Big Bang y en contra de Estado Estacionario, el astrónomo envejecido se atrincheró en sus talones. Irónicamente, se comportó como los fanáticos creyentes que despreció, defendiendo implacablemente su teoría desacreditada hasta su muerte en 2001.

Lemaître, por otro lado, se mantuvo sobre el Big Bang a lo largo de su vida.

Esta saga científica demuestra que las creencias arraigadas afectan tanto a los no religiosos como a los religiosos. Al final, el sesgo siempre debe inclinarse ante la evidencia científica, nos guste o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor dejanos tu comentario que te responderemos a la brevedad.

La oposición de Marte de 2018

Marte es un de esos planetas que tienen prensa propia. Será porque siempre se pensó que tendría vida, o por ser muy cercano, es un planeta q...